Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» :: Pesadillas:: [ Alexandre ]
Vie Feb 11, 2011 9:01 pm por Meredith Applewhite

» Capitan Jack Sparrow..a su servicio
Sáb Feb 05, 2011 10:02 pm por Meredith Applewhite

» Rangos
Sáb Feb 05, 2011 2:54 am por Jack Sparrow

» Avatares
Sáb Feb 05, 2011 2:34 am por Jack Sparrow

» Frio Recibimiento [Libre]
Vie Feb 04, 2011 12:01 am por Alexandre Archer

» Sophie´s relationship
Mar Feb 01, 2011 12:30 am por Madison Van Woodsen

» Personajes Pre-establecidos
Mar Feb 01, 2011 12:06 am por Sophie Van Woodsen

» Casting de Madison Van Woodsen
Mar Feb 01, 2011 12:02 am por Sophie Van Woodsen

» Maddie Relationships!~
Mar Feb 01, 2011 12:00 am por Madison Van Woodsen

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 57 el Sáb Abr 09, 2016 8:16 am.

Tienes alguna duda o quieres consultar algo? manda un MP a los administradores de arriba.
·¡Afilianos!·
Código:
[url=http://seasofhell.foro-activo.es/forum.htm][img]http://img297.imageshack.us/img297/2594/lunallenaq.jpg[/img][/url]
---------------------------------------------------------- Anatomia de Grey, rol
:: Copyright © By: Seas Of Hell ::
Todas las imagenes,diseños e Historia del Foro son exclusivas de Katherine A. LeCourt y Sophie Van Woodsen. Si se llegase a ver alguna ilegitimacion se denunciara a Foroactivo.com inmediatamente. ~ Creative Commons License
Seas Of Hell by Seas Of Hell is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España License.
Based on a work at seasofhell.foro-activo.es.

Fotografías.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fotografías.

Mensaje por Alexandre Archer el Jue Ene 13, 2011 1:33 pm

No me gusta nada coger el autobús por las mañanas.

No es la primera vez que lo hago, pero al levantarme tarde por estar por las noches
estudiando, no puedo evitar en quedarme en la cama un rato más, en vez de vestirme
desayunar y coger rápidamente el metro, donde estaría más tranquila. Ahora la hora
punta es brutal...y por levantarme tarde...tengo que coger el autobus en vez de el metro.

Estaba de pie, enfrente de una de las puertas de salida, viendo un libro de fotografía,
Blue, ese era el título, me encantaba el autor; El Ángel Caído.

Vámonos al "Saxo y Piano" esta tarde - Decía un chico detrás de mi a viva voz, era más
escandaloso que el resto de gente que iba en el autobús, y obviamente...sus amigos iban
con el.

¿Tan divertido es ese Pub? - Preguntó otro chico...este tenía una voz más relajada.

¡Claro que si! - Después hubo una breve pausa... - Oye, que estas mirando con tanta
concentración, ¿es esa chica del uniforme? Parece guapa.


Eres patético tío - Dijo de nuevo la voz suave.

No pude evitar girarme, era el uniforme de mi escuela el que también lo hizo conmigo.

¡Joder! - Dijo uno de ellos sosteniendo una cámara, me estaba enfocando con ella. - Se ha dado la vuelta justo cuando iba a hacerle una foto.

Me volví a dar la vuelta, a mirar a mi libro, intentar pasar de ellos era lo mejor que
podía hacer, los chicos solo traen problemas.

Tío ¿hablas de esa de la cuatro ojos?, parece aburrida, y yo aquí ilusionadísimo por nada - Lo dijo tan alto que oí risas y cuchicheos en el autobús.

Bueno...pues perdonadme por usar gafas.

Iba vestida con el uniforme del colegio, como los 15 años que me correspondían, tenía
mis 2 coletas formadas en el negro azabache de mi pelo, además de mis gafas. Mis ojos
no eran nada fuera de lo normal, al igual que el resto de mi cuerpo, era bajita para mi
edad, y sin duda...callada.

¿No es Julia, de 4º B? -Oí que decían unas chicas en el autobús...después continuaron
riéndose...

Si, perdonad, no me he presentado, me llamo Julia Durand y estudio en Madrid, mis
padres son de EEUU pero he tenido que venir aqui por temas del trabajo de mi padre,
llevo un año aquí en Madrid...y bueno...es lo que hay...
La razón por la que no me gusta este autobús por las mañanas es que siempre esta muy
lleno, y tanto cuando la gente baja como cuando la gente se sube el fuerte olor de las
colonias se clava en mis fosas nasales llegando incluso a ser algo que realmente
nauseabundo.
Y esos idiotas de antes también están tomando el autobús hoy, como ellos hay cientos.
Me giré para volver a ver a esos energúmenos, uno de ellos, el de la cámara, seguía
mirándome, y me saludó.
Volví a girarme hacia mi libro, ¿Por que estaba poniéndome colorada?. La cara me ardía
y no tenía ni idea de porque sería...

<<Bah, fingiré que nada ha pasado, nuestros ojos nunca se han cruzado y no conozco a
ese idiota, seguiré leyendo...>>

Las imágenes eran espectaculares, mostraban sentimientos de la sociedad actual...

¿Te gusta el libro? - El sonido entró en mi cabeza como las campanas de una iglesia... - Las fotos del Ángel Caído son geniales ¿no crees?

Era el chico de la cámara el que me estaba hablando, como si nada hubiese pasado, tuve
que girarme para verle el rostro, tenía el pelo castaño, una pequeña melena despeinada e
iba vestido con un uniforme escolar, chaqueta y corbata, aunque algo informal...sin
duda un niño de papá de colegio pijo.

Lo que no entiendo es el motivo por el cual está hablándome y yo me estoy
enrojeciendo.
Una sacudida entró en el autobús, me resbalé hacia un lado.

<<Maldito idiota, voy a resbalarme por culpa de este ya que no estoy agarrada a
nada...gracias por la distracción imbécil>>

Sin embargo unos brazos se aferraron a mi cintura.

¡Cuidado!- Dijo mientras esas manos se posaban en mi cintura... - ¡wow!, eres muy
ligera.


"Próxima parada, Colegio de chicas Gerau."

La puerta se abrió y dispuesta a salir a toda velocidad cuando...noté más frío de lo
normal bajo mi falda...
Me giré...no fue ni 2 segundos...vi a ese chico...levantándome la falda...con la cámara en
la otra mano...
¡¡Pervertido!!! - Seguidamente...mi mano voló hacia su cara...el sonido del guantazo
resonó en todo el autobús...

Salí de allí a toda prisa.

Entré en el recinto del colegio, abochornada...

<< ¿Le habría dado tiempo a darle al disparador? No lo se, joder, decidido...los chicos
solo traen problemas. >>

La clase estaba medio vacía...había solamente unas pocas chicas, al fin y al cabo...seguí
llegando temprano...los atascos son muy comunes por aquí...

Julia - Me decía Bea nada más entrar en clase. - Me han dicho que unos chicos de la
escuela de Fuentes te han llamado cuatro ojos, las chicas de 3º me lo han contado.


Las demás empezaron a reírse...María, Noelia...Sandra era la única que parecía en otro
mundo...leyendo un librito...

Tía es patético, ¿por que no les has dicho nada? - Me decía María acercándose a mi.

No me molesta para nada lo que me digan - Les dije bajando la cabeza...me dirigí a mi
asiento, en primera fila...

Julia, hoy es el examen de Matemáticas, no te olvides de pasarme las soluciones - Decía María de nuevo agarrada a mi hombro...

<<Escúchame, no pienso darte ni una respuesta más, ¿que clase de amistad es esta?>>

Eso es lo que realmente quiero decir...

Claro...si, sin problemas. - Acabé diciendo.

Esta me dio un beso en la mejilla y me abrazó.

Si es que te tengo que querer - Dijo al tiempo... - Por cierto, ¿Que tal estaban esos
chicos Julia?


Dicen que eran bastante guapos María - Se adelantó a decir Beatriz... - Aunque claro
habría que verlos.


Entonces decidido, vamos a ver a esos y a decirles que se vengan al "Saxo y Piano",
seguro que no se niegan
- Dijo María de nuevo...haciendo piña junto a Bea y Noelia.

Eran las 3 chicas más atractivas de la clase...todas con el pelo rubio o castaño y largo,
expertas en eso de maquillarse, y en el tema de la moda...siempre vestían ropas que
aunque no costaran 200 euros sabían combinarlas perfectamente para quedar a la
categoría de supermodelos...

Sandra ¿te vienes? - Le preguntó María...Sandra estaba sentada...parecía que no estaba atenta de nada...absorta en su libro...como me gustaría parecer igual de fría que ella en esos momentos.

No - Dijo mientras se levantaba y dejaba el libro en la mesa, Hamlet, ponía en la
portada - Los chicos solo traen problemas.

Se levantó y se dirigió hacia la puerta de la clase...

Que desagradable - Dijo Noelia... - Se creé mejor que nosotras.

¿Después de que te digo que vengas con nosotras rechazas mi oferta? Tu te lo pierdes - María esperó a que saliera de la clase - Será engreída la enterada esta. Bueno, entonces tu si vienes ¿no Julia?

Me giré de mi sitio...sorprendida por esas palabras...yo no quería ir.

No me gusta mucho ese sitio María - Le dije poniéndome de pie. - Además...no soy
muy buena en eso.


No hay excusas Julia - Se dirigió a mi lado - Te vienes con nosotras, parece que el
profesor ya está llagando, te encargo las matemáticas.


La clase empezó...

<<No quiero ir...No soy especial...ni soy la mejor en todo. Entonces pensé que tenía que
hacer algo para sentirme orgullosa y hacer que mis padres se sintieran igual, hacerles
felices. Por eso hice el examen de acceso a esta escuela, donde no me distrajera con los
chicos y me concentrara en mis estudios. Últimamente...he estado pensando. >>

Pasadas las horas de clase de la primera mitad de la mañana fui al baño...

<<Ella no es mi amiga, ninguna de ella lo es. No quiero odiar a gente como esa...pero
no puedo oponerme a ellas, soy una cobarde. Solo un año más y me pasaran a otra
clase... ¿podré soportarlo hasta entonces?>>

¡¡María no te aguanto más!! - Creo que...lo dije en voz alta...

Salí del baño...y allí estaba Sandra, mirándose al espejo... ¿Me habría oído?
Abrí el grifo y me mojé la cara un poco...

Si no quieres hacer algo...solo di no y punto. - Dijo mientras salía del cuarto de baño de chicas.
Me ha oído.

Los últimos 5 minutos de clase, el profesor nos anunció algo importante.

Se ven a chicas con el uniforme de la escuela en pubs y sitios públicos a altas horas de la madrugada, señoritas, el honor de la escuela es algo importante, no podéis llevar la ropa de la escuela a altas horas y más en clubs. Decídselo a vuestros padres, nos da igual que salgáis lo que queráis, pero hacedlo con ropa de calle. - El profesor fue sincero y a la vez cortante.

Las horas del día pasaron rápido, hasta las 14:30 que salíamos...me paré en seco...al ver
la entrada de la escuela...y a los chicos que allí estaban.

¿Has visto a esos chicos? - Decía la voz de María detrás mía... - Oye... ¿no serán esos...?

Giré la cabeza hacia un lado...y me dirigí a la salida, intentando dar la espalda al chico
de la cámara de fotos...que efectivamente allí estaba, con su amigo y otro chico más.
Este último tenía el pelo negro, piel blanca y no había un atisbo de prisa en su rostro,
parecía alguien correcto, con cara de tranquilidad y sin inmutarse de nada...miraba al
cielo como si quisiera subir a el.

<< ¿Vendrán a vengarse por lo del tortazo?>>

Al pasar justo por delante de el sin mirarlo siquiera, sentí un golpe en la cabeza...como
si me hubieran golpeado con un pedazo de cartón.

Oye, he tenido que venir hasta aquí para darte esto.¿Y así me tratas? - Cuando me giré dispuesta a darle otro guantazo vi el libro en sus manos...me había olvidado de el por
completo...el chico me extendió la mano para devolvérmelo.

Gracias - Fui a cogerlo...pero el....como si se tratara de un juego elevo su brazo...era un chico alto...ni saltando podría llegar a el.

No te escucho, una forma muy educada de decirlo es: Muchas gracias - Dijo mirándome a los ojos...sonriéndome.

Dejé de verle los ojos y miré al suelo...

Muchas gracias por devolverme el libro y venir hasta aquí para eso - Dije extendiendo
la mano. Noté el libro entre mis dedos y también sus manos.

No ha sido nada, me pillaba de paso. - Dijo mirándome, sonriendo.

No se lo que pasó exactamente no como llegó María, pero un empujón en mi hombro
derecho si que lo noté, y ella estaba ahora en frente de este chico.

Discúlpala, no es muy sociable que digamos, soy su amiga María, encantada. -Dijo
mirando a los ojos a este chico...será zorra.

¿¡Eres amiga de la 4 ojos?! - Dijo el otro chico, el que se sentaba junto a el en el
autobús, este tenía un aspecto similar, una pequeña melena castaña, pero el pelo lo tenía
de punta, despeinado, con el primer botón de la camisa desabrochado y la corbata mal
puesta - Chicas, tenéis que veniros al "Saxo y Piano" hoy. ¿Que dices León?

Realmente te gusta ese sitio[/i] - Dijo el chico que me devolvió el libro...

Así que se llama León.

Noelia y Bea se metieron en la conversación auto presentándose, como de costumbre...
yo no estaba con ellas.

Vale, vayamos, esto no pasa todos los días. - dijo al final León.

Tuve que asistir a la academia por la tarde, con el tiempo justo para comer e irme. Y
sentada, haciendo ecuaciones y polinomios me di cuenta de más cosas...además de que
no quería ir a ese sitio, los chicos parecía unos completos imbéciles...
Mi vuelta al mundo real ocurrió cuando tuve una mano en mi espalda, con una nota, se
me olvidó decirlo, María va a la misma academia que yo.

"Ven esta noche al "Saxo y Piano", nos lo pasaremos genial, justo después de la
academia"

PERO YO NO QUIERO IR.

Estábamos en la entrada del "Saxo y Piano", no tuve ni tiempo de cambiarme y iba con
el uniforme del colegio.

Julia, sobresales de nosotras. Deberías haberte traído algo - Dijo mientras me miraba,
Bea estaba con ella, sin duda Noelia llegaría en breve - ¿Que pasa si los profesores te
ven?


No me diste tiempo, la nota me la mandaste en la academia - Dije en mi defensa
aunque...no sonaba muy convincente.

Debiste ir preparada como ha hecho María - Dijo Bea en su contra...

Siempre iban preparadas...maquillaje hasta arriba, colonia y ropa...yo iba con la ropa del
colegio y la maleta...

La maraña de gente era normal de un jueves tarde-noche, la gente salía del trabajo, los
universitarios que acabaran las clases los jueves se iban de fiesta, y el local no estaba
lleno del todo, estaba bien, tenía unas mesas en las cuales había preguntas incrustadas
tras el metacrilato del que estaban hechas, algunas eran complicadas, otras no tanto...eso
es lo que me habían contado, ya que en la vida he entrado en este sitio.

¿Que pasa aquí? - Los chicos habían llegado y ese León formuló la pregunta, Noelia
venía con uno de los chicos, el de cabello oscuro. Eran los mismos de esta mañana.

Estaban vestidos con ropa de calle, no muy elegantes, pero mas formales que yo
obviamente, era algo que me superaba...no dije nada...miré al suelo con la maleta a los
hombros. Quería irme de allí.

¡¡León!! - Dijo María abrazándolo al instante, aunque después se separó. - Julia ha
venido con la ropa del colegio, lo más probable es que no la dejen pasar y si la pillan
nosotros también tendremos problemas.


¿Entonces que hacemos? - Dijo el chico del pelo de punta - Así esta claro que no
entramos ni a tomar una coca-cola.


Dejémosla atrás, otro día será. - Oí que decía Bea a Noelia, que crueles...

<<Me hacéis venir sin quererlo y después hacéis que me vaya...no quiero estar
aquí...desearía irme...ahora mismo... ¿por que sigo aquí entonces?>>

Entonces Julia ya nos vere... - Dijo María...cuando un repentino agarrón del brazo hizo
que casi me tropezara.

Ella y yo venimos ahora, nos vemos dentro del local en 30 minutos, id entrando. - León
me había cogido de la mano sin previo aviso...y volví a ponerme roja como un tomate, ¿a donde me llevaría?

Atravesamos una masa de gente hasta que vi claramente un escaparate de ropa,
entramos en la tienda. Una chica nos atendió, León se puso frente al mostrador conmigo
al lado, sacó la cartera y sacó 50 euros.

Necesito que le hagas un cambio completo con esto - Dijo mostrando el billete - Unos
pantalones, una camiseta y una rebeca o una sudadera, ¿es posible?


La chica se quedó un poco conmocionada, pero no más que yo.

<< ¿De que va este?>>

La dependienta me encontró unos vaqueros cortos, una camiseta de tirantes y una
chaqueta vaquera, afortunadamente estaba de oferta y pudo pagarse. Me cambié y salí
del probador con mi ropa en la maleta.

<< ¿Por que se toma tantas molestias por mí?>>

Ahora estas mucho mejor - Me dijo el chico al salir de la tienda. - Dejaré que pagues mi bebida en el "Saxo y Piano" como pago por la ropa.

<<Será...bueno...verdaderamente es algo justo, quizás no era tan mal chico. >>

Oye, no me he presentado, mi nombre es León - Dijo parándose en seco, yo si anduve
un par de pasos más...me paré al oír sus palabras claro. - No tengo el placer de saber tu
nombre.


Julia - Le dije mirando al suelo...

Encantado - Se dirigió hacia mi y me pasó la mano por el hombro - Alegra esa cara, no me gusta ver a nadie con la cara larga. Además, Pablo, ya sabes el del autobús, no es tan tonto como parece, Raúl es el otro, el es más serio, pero a la vez más divertido, son
geniales.


Volvimos al Pub...Estaban sentados sus amigos y las chicas...María me miró echando
chispas por los ojos...yo no tengo culpa de nada.

Vaya cambio - Dijo Pablo mirándome - ¿De donde has sacado la ropa?

Eso no importa, lo importante es que estamos todos.- Dijo León mirándome y
guiñándome un ojo.

Me senté en el lado de las chicas, ellas estaban frente a los chicos, vi un par de botellas
desperdigadas, empezaron sin nosotros, no nos extraña, fue rápido el comprar la ropa,
pero tardaba mucho en cambiarme.

Pablo no hacía más que hablar con María...se ve que le gustó más que Bea y Noelia, que
solo intentaban hablar con Raúl, le miraban con admiración...sin embargo ahí estaba,
hablando lo justo...absorto y manteniéndolas ocupadas.

María por otra parte...estaba más centrada en León...Yo únicamente bebía...pedí una
cerveza, León pidió otra.

Me bebí la mía de un trago...

Tienes que perdonar a Julia, León - Dijo María mirándome - Se le olvidó la ropa y
encima te hace tener que ir a una tienda.


<<Ella queda genial delante de todos y yo quedo como una sosa...no me avisaste de que
iba a ser esta misma noche, no tuve tiempo>>

No me fijé en María...y ese fue el error que cometí...ya que la patada que me dio por
debajo de la mesa hizo que se me derramara la segunda cerveza que me estaba
bebiendo...los vaqueros quedaron empapados...y las risas también se oían...otras mesas
nos miraban.

Que patosa eres, y eso que León acaba de comprártelo - Dijo Bea mientras se reía.

La verdad que tendrías que tener más cuidado - Pablo...también se reía.

Me levanté deseando que todos se muriesen, que me dejaran en paz...que dejaran de
reírse, con ganas de irme...

Si, perdonadme, voy al servicio... - Me resigné a decir.

Me encerré en el baño...lloré y lloré hasta que no pude más, los ojos me picaban de
sobremanera y la sensación de sentirme utilizada iba a más.

<<Solo me ha usado...María no es mi amiga, ni mi compañera...ni nadie. Quiero
desaparecer, sabía que me iban a tratar así...soy una idiota. >>

Más vale que salgas pronto de ahí - Dijo una voz tocando a la puerta. Me puse las gafas e intenté secarme los ojos, aunque León ya había entrado en el baño.

¿Que haces aquí? Esto es el baño de chicas - Le dije levantándome mirando al suelo...no podía dejar que viera los ojos que tenía...

Aunque no tuve tiempo de decirle más...me cogió de la muñeca con una de sus manos...
tirando de mi para que saliera...aunque solo consiguió que anduviese un par de metros.
Me zafé de su mano...no quería ir con el.

Escúchame, si te vas ahora estropearas la diversión. Yo no me lo pasaría tan bien. Es
cierto que son unos idiotas, pero, ¿no te sentirías peor si te vas ahora?
- Me preguntó
mientras se ordenaba el pelo...ahora si que lo miraba a los ojos.

No sabes como me siento, tu no me entiendes, no sabes como soy...no sabes nada.... - Le dije...casi gritándole...la cabeza...me empezó a dar vueltas...

Es cierto...pero me preocupo por ti - Acabó diciendo tras una pausa.

<< ¿QUE?>>

Puse mi mano instintivamente en mis labios...estaba mareadísima...caí de rodillas en el
suelo, me dolía el estomago.

¿¿Estas bien?? Has bebido todo de golpe, ¿A quien se le ocurre? - Fue lo que oí
mientras estaba de rodillas...León se puso a mi lado...con el móvil en la otra mano -
Pablo, tienes que irte con las demás chicas, no me esperes.


No necesito tu... - Creo que no terminé la frase...

<<Debo de ser la peor persona del mundo>>

Me levanté gracias al brillo de la luz sobre el cristal, tenía las gafas puestas...me
extrañaba...no sabía donde estaban...los muebles no eran los míos...aun con las gafas
quitadas...podía discernir lo que era conocido y lo que no.

Al fin despiertas. - Oí la voz de León a un par de metros mío...estaba sentado en el
suelo, mirándome...

Se levantó...se dirigió hacia la cama y simplemente me besó.

Mi mente se puso en blanco...verdaderamente...no podía discernir quien era sin las
gafas...pero...su voz...su olor...sin duda era el.

Mis gafas, ¿donde están mis gafas? - No me dio tiempo a preguntarlo una segunda vez, ya que León estaba poniéndomelas...

Realmente estas guapísima sin ellas...tus ojos no son de este mundo. - Me dijo mientras me las ponía...me acariciaba el rostro con sus manos...

¿Solo un inocente beso y ya te pones colorada? Sonrojada estas preciosa. - Me dijo
mientras me soltaba y soltaba una pequeña risa...no pude evitarlo, le tiré la almohada a
la cara.

Había sido mi primer beso.

¡¡Me voy de aquí!! - Dije enfadada, sin duda lo estaba, ¿que pasó anoche?
Me levanté de la cama, decidida a irme de allí.

No irás muy lejos sin tu ropa - Me dijo aún sentado en la cama, mostrándome mi
uniforme en una de sus manos.

Miré como estaba...solo llevaba puesta una camiseta que me quedaba enorme y unos
pantalones de deporte.

Me volví a sonrojar.

<< ¿Que he hecho?>>
Estaba paralizada en el sitio, no podía ir a recoger el uniforme que estaba a 2 metros de
mí...mi salvación y mi salida de aquí.

¿Quieres saber que más pasó aparte del beso? - Me dijo sonriendo, se levantó y me dio el uniforme, el cual cogí y me fui directamente a la puerta, definitivamente no sabía
donde estaba, vi unas escaleras que bajaban, las recorrí y fui hacia una gran puerta que
sin duda daba al exterior...

Al salir...no reconocí el barrio...ni nada...no sabía donde estaba.

Vístete...y te llevaré al colegio, iremos en la moto. - Oí que decía León a mi espalda,
llevaba 2 cascos de moto y estaba vestido con el uniforme...no me había fijado...la
corbata la tenía a medio poner y la chaqueta no la tenía puesta.

Acepté a regañadientes, me vestí en su casa...y me llevó en moto al colegio...

Cuando bajé de la moto...no tuve otra cosa que decir...

Gracias - La educación no la perderé nunca...esto es una inmensa verdad, nunca lo haré.
No hay de que Julia - Me dijo aún con el casco puesto, le dí el que me había prestado.

Sin mediar palabra se fue.

<<Que tío tan maleducado, será idiota. Ayer...me emborraché...vomité seguramente...y
por la noche..Me llevó a su casa. >>

Sinceramente...no creo que haya pasado nada más aparte del beso...pero, el me ha visto
en ropa interior. No ha tenido educación...aunque...podía haberme dejado allí y no lo
hizo...

"Es cierto...pero me preocupo por ti"

Esa frase resonó en mi cabeza hasta que entré en la clase...llegaba más temprano de la
cuenta, sin embargo ahí estaban María, Bea y Noleia.

Cuando dejé la maleta en mi pupitre, María fue la primera en venir.

Vaya coñazo ayer. – Me contó. - Estuvimos súper aburridas, León se tuvo que ir por no se que, y encima nos quedamos con el pesado de Pablo, y el otro chico que no habla
nada..
. - Me decía indignada - Aunque también me ayudó a saber más cosas de ese
León, mira, he comprado un frasco de la colonia que usa, Pablo me dijo cual era, sabes
que incluso tiene trabajo después del Colegio, es súper trabajador.


Me mostró un frasco de colonia...¿había ido a comprarlo esa misma mañana? Era
increíble lo que una chica era capaz de hacer por un chico.

Oye...- Dijo acercándose a mi, a lo que yo respondí echándome un poco para atrás... -
¿Por que hueles tanto a el?

La moto...he estado agarrada a el en la moto por el miedo que me da ir en ellas...pero no
me quedaba otro remedio, sino llegaría tarde.

En el autobús he estado al lado de alguien con la misma colonia María, es una
coincidencia.
- Le mentí...no sabía porqué lo hice...

Será. - Se convenció - Tranquila, que no he pensado que estuvieras con el, de hecho ni se me ha pasado por la cabeza, no hacéis buena pareja.

Volvió a reírse.

<<Pero es verdad...no hacemos buena pareja...el me ha besado solo para reírse de mi,
seguro>>

Las clases pasaron igual...aburridas y largas, las atendí como pude y tomé las notas
pertinentes...tenía ganas de llegar a casa.

<<¡¡MIERDA!! Tengo que llamar a casa, ¿Que voy a decir, que habrán pensado,
estarán preocupados?>>

Cuando llegó el recreo, me quedé en clase y llamé a mi casa.

Lo cogió mi hermana.

Tranquila, les he dicho a papa y mama que te has quedado en casa de María a dormir,
aunque sin duda se que estuviste con tu novio, ya me contaras hermanita, a saber lo que
hicisteis anoche. De todas formas, cómprame una barra de labios al volver, roja por
favor, gracias
. - Su tono era amigable pero mis ánimos no lo eran tanto...no quería ni
pensar en lo que habría pasado...pero seguro que no pasó nada.

Gracias, Elena, ya hablamos después. - Y colgué seguidamente...

Una preocupación menos en la que centrarse, ahora el hambre sería una de ellas.
Abrí mi maleta, mi cartera tenía que estar por ahí, para sorpresa mía, lo estaba además
de todas mis cosas. Registré la cartera...no faltaba nada de dinero, ni
documentación...estaba todo. Tenía el mismo dinero con el que entré en el "Saxo y
Piano".

<<No se ha quedado con nada...lo pagó el todo...>>

Incluso la ropa que me compró estaba en una pequeña bolsa que ocupaba más bien
poco...increíble...
Cogí el libro que más me relajaría en estos 15 minutos que quedan.
La imagen de la playa era increíble, sin duda Ángel Caído sabía hacer un buen
panorama...meterte en su mundo...
Cuando fui a ver otra foto...algo cayó del libro a mi mesa, lo cogí...

"Esto es para ti. León"

Seguido de un número de teléfono, le di la vuelta al papel...la textura era de
fotografía...y no me equivoqué.
Era una foto mía...durmiendo, con las gafas puestas...

<<Me ha sacado una foto dormida>>

Me quedé mirando la foto...la verdad es que...no se...
Unas manos desconocidas me quitaron la foto de las manos, me giré y Sandra estaba
ahí...mirándola...

Sales muy guapa - Me dijo mirando la foto, en un tono frío...pero no pude evitar
sonrojarme - Ese chico de esta mañana, ¿es tu novio?

No, León no es nadie, no se como puedes pensar eso. - Le dije mientras le quité la
foto...esta me miró...sonrió y se dio la vuelta.

Así que es ese León del que medio colegio habla, je, realmente estas muy guapa cuando
te sonrojas
. - Dijo cuando salió de la clase...ni me enteré de cuando entró...

Ya era la segunda vez en todo el día que alguien me decía que estaba guapa cuando me
sonrojaba.

Después de las clases por la tarde me fuí a una tienda a comprarle a mi hermana la barra
de labios...me sentí tentada de probarla...

Así lo hice aunque el resultado no fue de mi agrado...no veía bien para nada...

Deberías probar otros colores, creo que es demasiado fuerte. - Dijo una voz a mi lado,
que me daría cuenta al girar la cabeza que era León.

¿Me estas acosando o que? - Le dije haciéndome a un lado y mirándole...

Ni lo sueñes, solo he venido porque trabajo cerca de aquí y tengo que comprar unas
cosas
. - Dijo mirándome a los ojos. - Ah, tenía que darte una cosa.

Rebuscó en su maleta y sacó un gran libro, bastante grueso, "Beso".

Es de Ángel Caído, es el ultimo que sacó, y no se editaron muchas copias, sus ultimas
fotografías a todo detalle y con una resolución magnifica, ¿sabes? Es un préstamo, la
próxima vez que te vea me lo puedes devolver.
- Me dijo mientras me dio el libro,
seguidamente miró el reloj. - Me tengo que ir, tengo trabajo que hacer.

Sin más...se marchó.

Y allí estaba yo, con el libro en las manos...roja como un tomate y desde luego...con el
corazón que se me iba a salir del pecho.

Pude observar...que cuando cruzó la puerta...algo cayó de sus pantalones. Me acerqué
tras un momento de duda, eran unas llaves...seguramente serían suyas.
Empecé a rebuscar en mi maleta.

<< ¿Donde lo habría dejado?>>

Entonces encontré mi foto...y detrás su número de teléfono. ¿Debería llamarlo? No se
que hacer.
El hall del edificio era grande y espacioso, era como la recepción de un hotel de 5
estrellas.

León llego corriendo, con la corbata puesta de mala manera y bastante agobiado.

Gracias y mil gracias - Dijo al llegar...estaba tomando aire, bajó las escaleras corriendo. - No hay nadie en mi casa hasta dentro de 1 semana, y no sabía donde las había perdido.

No hay de que... - Le entregué las llaves en la mano. - Bueno...me voy.

Estaba decidida a irme, eran cosas que me superaban, y no tengo ni idea de porque el
corazón me latía a tanta velocidad y la adrenalina del momento iba a hacer que me
desmayara.

Si no hubiese sido por su mano agarrándome el brazo, sin duda... habría desaparecido.

Espera...te llevaré a casa, después de que cenemos claro. Aunque...tengo que arreglar
unas cosas en el estudio, sube conmigo, terminaré rápido y nos iremos.
- Me dijo
mientras me agarraba del brazo con la gentileza y suavidad de una prenda...accedí a lo
que me pedía.

Cuando subí a la 5ª planta en la que estaba...mi sorpresa fue monumental. Estábamos en
un estudio de fotografía, León corrió a recoger unos focos, los desarmó a una velocidad
pasmosa.

Su cara...se veía distinta mientras trabajaba, era algo sorprendente...quizás quiera ser
fotógrafo y por eso está aquí...

Pude ver un gran escenario con un fondo blanco, iluminado por focos de diferentes
colores, y con varios ventiladores...aquí venia gente a posar... ¿sería el quien haría las
fotos?

Tras 10 minutos estaba listo, y bajamos juntos...dimos un pequeño paseo por el parque
del oeste, que estaba al lado de los edificios donde trabajaba.

Aquí al lado hay un pequeño restaurante, esta muy bien, ¿te apetecería comer allí? - La pregunta fue directa y sincera por parte de León.

Sin problemas - Mi respuesta...tampoco se quedaba atrás en sinceridad.

En el restaurante todo eran pequeñas discusiones, el no paraba de hablar de lo que
estaba mejor para comer, yo simplemente le decía que soy suficiente mayorcita para
responder por mi mismo.

No necesito que un viejo pervertido me diga lo que debo escoger - Le dije mirándolo.

Ey, es posible que sea un pervertido, pero de viejo no tengo nada. - Me respondió
golpeándome con un dedo en la nariz, ante lo cual...me llegué a sonrojar.

¡¡Le hiciste unas fotos a mis bragas el otro día!! - Le dije de una vez.

De eso nada, cuando recogí tu libro del suelo todavía estabas en el autobús, aunque
saliendo, cuando levanté el libro para dártelo tu falda se levantó con la tapa del mismo.
No te hice ninguna foto, y todavía me duele el tortazo que me diste
- Me dijo...la escena
era algo...de pareja.

Si, claro tengo que creerte encima. - Le espeté...mientras seguía comiendo.
Señores...las parejas deberían guardar un poco más de silencio - Nos dijo el camarero en una ocasión. Pero...no sabía que ya estábamos un poco asqueados.

Ambos nos giramos para mirarle a la cara.

"No somos pareja"

El grito hizo que nos echaran de allí, ambos pagamos lo que comimos y nos fuimos muy
contentos.

Me echarán la bronca cuando vuelva allí. - Me dijo mientras caminábamos en la noche.

¿Sueles comer allí? - Le pregunté sin ofender...quizás creería que le estoy diciendo que no sabe cocinar... ¿Y si no sabe?

No, allí trabajo a media jornada ciertos días de la semana, es mi segundo trabajo, aparte
del colegio.
- Confesó mientras caminábamos

<<Vaya...que trabajador es...>>

Oye - Tuve que salir de mi pequeña cabeza, ya que su voz sonaba en el mundo real. - Tu casa está en esa dirección ¿no?

Asentí, era verdad, mi casa no estaba lejos, quizás 10 minutos andando.

Si te pilla mal puedes irte, las calles de mi casa son tranquilas, no me pasará nada. - Le dije, se paró en seco, frente a una parada de autobús.

Hoy no me he traído la moto y tengo que depender del transporte publico de momento. - Me dijo sonriendo.

Vimos como el autobús se acercaba...llegaba el momento en que se tendría que
ir...pero...¿que era esta sensación? Es como si quisiera que esto siguiera
quedándose...que este chico se quede...

Se giró y se acercó hacia mí, antes de montar.

La próxima vez, déjame hacerte una foto cuando estés despierta y consciente, te
prometo que será preciosa. Te llamaré mañana.
- Después de estas palabras...León cogió el autobús.

El corazón...me latía a mil por hora.

Al día siguiente, me llevé unas lentillas de contacto al colegio, se las cogí a mi hermana.
Me gustaría ver...que tal me siento con ellas.

Fui al baño antes de las clases y me las puse...realmente estaba extraña...

Al llegar a clases, nadie me miraba...pero Sandra se acercó a mi.

Estas genial - Me dijo mirándome... - Lentillas, te sientan genial, espero que ese León sepa apreciarlas.

Seguidamente me guiñó un ojo...era algo extraño, nunca había sentido esto...esta
semana esta cargada de sorpresas, algunas desagradables, pero otras no tanto.

Las clases transcurrieron tranquilas, pero al llegar a casa por la tarde...eché en falta una
llamada...no entiendo porque estoy mirando todo el rato el móvil. En un principio lo
dejé en mi maleta en el recreo, quería estudiar un poco, pero al volver tampoco vi
ninguna llamada perdida.

<< ¿Tantas ganas tengo de que me llame?, ¿Debería llamarlo yo a el?>>

No sabía que hacer, eran las 7:30, todavía era temprano...podía ir a su casa a devolverle
el álbum que me dejó.

Dicho y hecho.

A las 8 estaba en la puerta de su casa...nadie abrió, así que dejé el álbum en el buzón,
afortunadamente podía entrar...aunque fue darme la vuelta y percatarme de que tendría
que explicarle a León porque estaba haciendo eso, estaba vestido de calle y con un
colgante extraño...tenía su casco en la otra mano.

¿Que haces aquí? - Me preguntó mirándome a los ojos, aunque seguidamente miró el
reloj.

He venido a devolverte el álbum , está en el buzón. - Le dije mirando al suelo...
Eh...mírame. - Oí que me decía...levanté la cabeza ligeramente, este puso sus dedos en mi barbilla y la levantó ligeramente... - Estas radiante...aunque...de ambas formas estas genial, ¿Son lentillas no?

Me había olvidado completamente...no tenía gafas.

Gracias...- Volví a sonrojarme...

¿Has visto hoy tu móvil? - Me preguntó...no se a que vendría esa pregunta...

Claro, y no me has llamado como prometiste que harías... - Le espeté...estuve esperando su llamada.

León empezó a reírse mirando al cielo...

Entonces era verdad... - Dijo al fin... - He hecho muy bien confiando en ti.

<< ¿De que va todo esto?, no entiendo nada así que vas a tener que darme alguna
explicación muchacho.>>

No lo entiendo... - Dije tras un minuto sin...nada mejor que decir.

Bah, déjalo, oye, ¿quieres pasar? - Me preguntó.

No, lo siento, tengo que volver a casa. - Le respondí, quizás me apetecía entrar, pero
mama y papa entraron en mi cabeza en ese momento, me sentí culpable.

Déjame llevarte, no estaría tranquilo si no te acompañara. - Me dio su casco y
montamos en su moto.

El paseo fue tranquilo...iba escuchando su corazón mientras me agarraba a su cintura.
Era el tambor más suave y mas relajador que he escuchado en mucho tiempo.

Julia, ¿puedo preguntarte una cosa? - Me dijo cuando le entregue el casco, aunque no
espero mi aprobación. - ¿Querrías pasar mas tiempo conmigo...como pareja quiero
decir?


Esto si que superaba todo lo imaginable en este mundo existente, un chico pidiéndome
salir...pidiéndome que sea su pareja.

<< ¿A que esperas?, dile que si, lo estas deseando, quieres estar con el, te sientes feliz a
su lado. >>

Mi cabeza...se decidía por el...a solas, mi cabeza y mi cuerpo eran uno, y hacía lo que
verdaderamente quería y deseaba. Ha conseguido que esté...feliz.

León yo... - El móvil sonó en el momento, era un mensaje. - Un momento por favor.

"Te creía mi amiga, traidora."
avatar
Alexandre Archer
Duque
Duque

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 13/01/2011
Edad : 26
Localización : Málaga

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fotografías.

Mensaje por Alexandre Archer el Jue Ene 13, 2011 1:33 pm


El mensaje era de María.

¿Como es posible?, ¿se había enterado de que estaba viéndome con el?, a ella le gustaba
León, me sentía fatal, la peor persona del mundo. Soy...despreciable. Analicé cada letra
del mensaje y no podía hacer frente a lo que me pasaba.

León...yo... - No sabía que decir...he decepcionado a María... - No me gustas.

Miré al suelo mientras dije estas palabras, era una gran mentira, pero lo mejor sería que
no volviera a verle.

Bien. - Acabó diciendo, se puso el casco y se fue en su moto.

No recuerdo noche en la que hubiese llorado más en toda mi vida.

Al día siguiente las acusaciones se oían en cada esquina...yo le había quitado a María el
chico que le gustaba.

Tuve que intentar no llorar en la clase por la mañana, Bea, Noleia y otras chicas estaban
a mí alrededor.

Hay que tener cara para hacerle eso a una amiga. - Decían unas.

Discúlpate con ella ahora mismo si tienes algo de vergüenza. - Seguían otras.

¿Quien te crees que eres? - Continuaban.

María fue la peor de todas...¿como se enteró de todo esto?

Saqué cosas de la maleta, intentando hacer oídos sordos a lo que me estaban
diciendo...saqué el estuche, los libros, el móvil...este último fue lo peor.

María lo cogió sin que pudiese evitarlo...no me levanté de la silla siquiera...soy una
cobarde.

Veamos, León, bien, no te preocupes, voy a borrar los mensajes que pudieras tener de el y su número, o mejor, Lo borraré todo. - Su amenaza se seguía con la de las chicas, pero solo se hizo la suya...

Las clases si fueron inaguantables...los cuchicheos eran algo diario en toda la semana,
deseé que llegara el viernes y que al fin pudiese intentar dormir 2 días seguidos, lo
necesitaba de veras.

La lluvia pronosticada para el viernes era cierta, así que el paraguas se convertiría en un
perfecto compañero de viaje, cogí el autobús para volver, afortunadamente...esperé que
no hubiese nadie del colegio...por favor.

Tendré que acompañarte hoy. - Una voz de mujer se materializó en mi oído y la mujer a
mis espaldas, Sandra estaba vestida con el uniforme del colegio. - No te preocupes,
vuelvo a mi casa, así podremos charlar de algo que no sean esos estúpidos cuchicheos.


Parecerá mentira, pero nunca he visto a una chica tan guapa...en toda mi vida hasta ese
momento como Sandra...ojala ella fuera mi amiga...es como si pudiera comprenderme.

Al montar...no pude ver más allá del mojado pelo de León sentado...con los ojos
cerrados, dormido.

<<Estará cansado...trabaja mucho y se esfuerza aún más. >>

Oye, ¿ese no es...? - Empezó a decir Sandra, hasta que tuve que girarme para hacerle
una señal para pedirle que se calle.

Por favor, no le digas nada, no hablemos de el Sandra. - Le pedí...no quería torturarme más de lo que ya lo he hecho en esta semana.

Me senté 2 asientos mas atrás suyo...no tenía paraguas...se iba a resfriar. No me atrevo a
decirle nada...

<<Seguro que me odia...que no quiere saber nada de mi, fui muy borde...aunque de
verdad, le quiero>>

Cuando tuve que bajarme dejé mi paraguas en el posabrazos de su asiento, aunque...hice
demasiado ruido e hice que se despertara. Salí rápidamente.

¡¡Julia!! - Dijo levantándose, pero...las puertas ya se cerraron...dejé que la lluvia me
empapara y que el mirara por la ventana...

<<Me ha llamado por mi nombre...>>

Pude dormir ese fin de semana...
Aunque el lunes hubo más de lo mismo.
Aunque llegué temprano, ya oí algunas voces antes de cruzar las puertas de la clase, era
una discusión…parecía fuerte.

Ya me enteré de lo que pasó el otro día María, desde luego eres patética. - Oí
claramente la voz de Sandra.

¿Que has oído?, si es por lo de Julia, es una zorra que se ha aprovechado de mi. - Oí que
decía María.

Vaya, que celosa te pones solo porque el chico mas guapo de la escuela de Fuentes esta enamorado de Julia y no de ti, que pena. O será que ¿tienes miedo de ella, ahora que es más popular en el colegio? - Sandra sabía discutir.

No tienes ni idea Sandra, me ha traicionado, ella sabía que me gustaba León - Gritó
María.

Lo que ocurre es que a el no le interesa una niñata, le interesa Julia, y más vale que te
calles si no quieres que cuente a todo el mundo porque está Julia como está, chicas un
aviso, no dejéis los móviles al alcance es esta niña.
- Fue lo ultimo que oí...seguido de
unos pasos.

La puerta se abrió y Sandra salió por ella...me vio ahí de pie...

Lo has escuchado ¿no? - Estaba tranquila, calmada...como si discutiera todos los días.
Asentí... - Bien, te veré después de las clases de la mañana, ven a la azotea y te contaré
lo que ha pasado.


Las horas se me hicieron interminables, me dolía la cabeza...aunque...el viento de la
azotea me despejó un poco...se avecinaba lluvia.

Allí estaba Sandra, mirando hacia el frente...a los edificios, al ambiente...pero se dio
cuenta de que allí estaba.

"Bien...te voy a contar porque no vistes ningún mensaje el día que León te dijo que te
llamaría: Esa imbécil de María cogió tu móvil en el recreo porque sonó, era un mensaje
de León, lo borró y fué en tu lugar a la cita. Le dijo que no habías podido ir y por
supuesto, ella fue en tu lugar, le dijo que realmente el no te interesaba, ella intentaba
ligar con el, pero este abandonó la cita, no sabía si era verdad, pero quería oírlo de tus
propios labios que realmente no te gustaban los chicos como el."

La historia cobró sentido...todo encajaba...su esperada llamada, su mensaje, el que
apareciera ese día en su casa diciéndome:

"He hecho muy bien confiando en ti."

¿Como sabes todo esto? - Desconfiaba, era algo tan exacto que no podía ser cierto.

Hablé con el cuando le dejaste su paraguas, realmente te quiere Julia. - Me dijo mirando al cielo. - Deberías darle una oportunidad.

<<La oportunidad se la daría encantada...verdaderamente le quiero>>

Quería que le dijera que verdaderamente no me interesaba, pero...me preguntó por el
móvil...sabe que no vi su mensaje.

¡¡Julia!! - Ambas giramos la cabeza, pude ver a María...con el uniforme. Parece como si
su llegada hubiese augurado la lluvia, ya que empezó a hacerlo al llegar ella. - Quiero
hablar contigo...a solas, aquí.


Julia te espero en el 2º piso, tengo que hacer una llamada, no tardes. - Me dijo dándome un beso en la mejilla Sandra...al pasar al lado de María que se encontraba en la entrada la miró...con ganas de asesinarla.

María se adelantó hacia mí...

Lo siento...Siento todo lo que he hecho...no debí interponerme entre
vosotros...perdóname...
- Era...una disculpa por parte de María, no sabía si creérmelo o
no.

María, no hay nada que... - La frase no pude terminarla, un empujón repentino de parte de María hizo que cayese al suelo, encharcado por la lluvia. Entró en el descansillo que había antes de salir a la azotea y cerró la puerta, aún podía verla por el cristal.

¿De verdad creías que iba a disculparme contigo? - Dijo al otro lado...gritando...podía
oírla perfectamente, pero no podía abrir la puerta. - Vamos, abriré si me prometes que le
dirás a León que le odias.


Esto era surrealista, no me he peleado por un chico en mi vida, hace 2 semanas no sabía
lo que era un beso y ahora estoy aquí, empapada, helada de frío suplicando que abran
una puerta a mi salvación...pero....este sentimiento que hay dentro de mí...

¡¡Nunca has sido mi amiga ni nadie para mi, no pienso decirle eso a León!! - Grité al
cristal...seguía mojándome con la lluvia, al final desistí, me alejé de la puerta viendo
que esta no cedía.

La lluvia me golpeaba...y no podía refugiarme en ningún sitio...

Tantas cosas que han pasado, y estoy aquí, por un chico...un chico que ha visto algo en
mí, aunque todavía no entiendo nada. Me arrodillé, con tanto frío me costaba
mantenerme de pie, los truenos sonaban como si estuvieran justo encima mío.

Un repentino romperse de un cristal fue lo último que oí al ver que la puerta se abrió y
León iba corriendo hacia mi, con su chaqueta en la otra mano...me la echó por encima.

¡Julia, dime algo! - Pedía a gritos...¿tan muerta parecía?

Tengo frío... - Dije débilmente...tenía ganas de dormir, estaba helada.

Desperté en la camilla de un hospital, la visión era realmente triste, un cuarto de paredes
desnudas, un color verde claro, un par de sillas y 2 personas sentadas en ellas.

¡Julia! - La voz de Sandra no me pareció más reconfortante en ese momento, pero
agradecí el tener a alguien conocido. - León, ha despertado.

Se tuvo que dirigir hacia el otro asiento, donde estaba el...sentado, con los ojos cerrados,
se levantó en el momento en que Sandra le cogió del brazo y se dirigió junto a mí. Me
acarició la cara...

<<Verdaderamente te he echado de menos>>

¡Sabia que esa María no iba en serio! - Dijo Sandra a León, aunque volvió a mirarme a
mi. - ¿Que tal te encuentras Julia?

Tengo la garganta seca... - Era verdad, es como si no hubiese bebido en 1 mes...

Ahora vuelvo. - Sandra me dio un beso en la mejilla y salió...dejándome con León.
Estaba mirándome con esos preciosos ojos verdes.

Me alegro tanto de que estés bien - Dijo al fin...su voz era realmente reconfortante.

Tu...¿como sabias que...? - El me puso un dedo en los labios...

Tranquila, no pienses en eso, Sandra me llamó...ha estado muy preocupada por ti.- No
podía creerme eso...la chica mas fría de la clase preocupada por la chica más antisocial
del colegio. - Aunque...no me extraña, has hecho buenas migas con ella, tu madre ha ido
un momento al baño, ya verás cuando venga lo contenta que se pondrá de verte
despierta, has dormido 2 días.


El tiempo pasó a una velocidad que no pude ser consciente de ello, mi madre...estaría
muy preocupada sin duda.

Julia... - Dijo León acercándose a mí...hasta que nuestros labios se juntaron... - Te amo.

Y...yo a ti - Mis brazos fueron a buscar su cuello, quería tenerlo más cerca. Entonces
volvió a entrar Sandra, no estaba sola, la acompañaba ese tal Raúl... ¿Que habría pasado
mientras yo estaba inconsciente?

Julia toma, el médico vendrá en breve. - Me dio un vaso de agua, me lo bebí lentamente como el mejor de los refrescos...
Me alegro de que estés mejor Julia - Raúl...era la primera vez que me dirigía la palabra.

Todos hemos estado preocupadísimos, León lleva sin dormir 1 día entero, ha caído
rendido pero no se ha separado de ti.
- Dijo mirándome...decía la verdad. Me agarró con
fuerza una de mis manos. - Ya va siendo hora de que cambies de aires Julia, tenemos
grandes planes para el verano y sin duda no los vamos a pasar sin ti.


Me guiñó un ojo y seguidamente miré a León, este trajo una de las sillas para estar a mi
lado, esto era una perfecta compañía...todos ellos.

<<Así que...esto es el amor. >>

Al estar un rato bajo la lluvia León llegó, Sandra lo llamó para que hablase conmigo,
intentaba hacer que volviéramos juntos, entonces León vio a María en la puerta, le dijo
algo, no se que...pero desde aquel momento, María no volvió a molestarme.

Mi madre agradeció a León que la llamara, se preocupó por mi, pero...parece ser que
León no le caía tan bien, no se fiaba de el...

Cuando salí del hospital los 4 fuimos a mi casa, estuvimos charlando un rato, y me
contaron lo que querían hacer en verano.

Vamos a algún sitio donde haya más calor que en Madrid, bien al sur o no se, me
gustaría ver el mar.
- Confesó Raúl...no era tan callado y era muy divertido, de camino a
casa en el coche nos sorprendía con algunos juegos de magia e ilusionismo, nos lo
pasamos genial.

No estaría mal, además, el médico ha dicho que te conviene tomar el sol, estas blanca
mujer.
- Me dijo Sandra riéndose y abrazándome. - Bah, estás genial, ¿os parece bien lo de la playa?

Si - Dijimos León y yo al unísono. Nos miramos tras esto y ambos reímos.

Si que se notan que están muy juntos ¿eh? - Dijo Sandra mirando a Raúl, ante lo cual yo me sonrojé. Sandra se levantó y fue hacia el ordenador de mi cuarto, lo encendió y
buscó en Internet ofertas de viaje. - Aquí parece que hay uno interesante, Málaga, 500
euros, son 3 días en un piso al lado de la playa "La misericordia".


Me pareció una idea simplemente genial, aunque el dinero tendría que conseguirlo de
alguna manera, ya se vería como, miré a León...este, no parecía muy entusiasmado, y
Raúl le miraba...

Creo que deberíamos... - Raúl no acabó su frase cuando León le interrumpió.

Vamos allí. - Dijo León. - Seguro que esta bien Raúl, además...nos merecemos todos un descanso, la verdad que estas últimas semanas han sido duras.

Sandra y yo nos miramos sin saber que decir...pero como accedieron nos
despreocupamos.

¡¿Por que no me dejáis ir?! - La pregunta no podía ser más clara. Mis padres me
miraban de forma que daba asco, no se fiaban de mí.

Tienes que centrarte, dentro de poco tendrás que escoger carrera universitaria y ese
chico te quita mucho tiempo.
- Esa era la justificación de mi madre.

En verano no voy a estudiar mamá - Le dije claramente.

Eso es lo que tu crees. - Sacó un panfleto...y me lo entregó. - Es una academia para el verano, te ayudará a conseguir la nota que quieres para cualquier carrera.

Mamá... - Ya había conseguido el dinero...y el viaje iba a hacerse en apenas 3 semanas, iba a pasar los 3 mejores días de mi vida con León...y...me lo estaban arrebatando. - Quiero ir a ese viaje, papá, por favor...

Saca un 9 de media y podrás ir. - Era algo insólito, mis padres nunca se habían quejado de mis notas excepto este año...parece que mi felicidad tiene que disminuir para que la suya pueda aumentar. - Tienes que dejar de ver a ese chico y centrarte en los estudios.

<<No es justo>>

León sabía que mis padres no aprobaban nuestra relación...pero el me ama y por eso
estamos juntos...
No podía decirle que no podía ir al viaje, necesito estas 2 semanas enteras para
estudiar...no puedo verle en ese tiempo, entonces así podría ir al viaje.
Y cogí el teléfono, deseando no hacer lo que tenía en mente. Pero lamentablemente en
ese momento no había otra opción.
Marqué el número mientras en mi cabeza muchos momentos hacían que las lágrimas
saltaran de sus ojos. Cada tono de llamada era un momento sensacional que iba a
recordar.
-Si?
Hola, soy yo - Respondió ella.
Ya lo veo, ¿que pasa? - Preguntó León, tranquilamente, mientras al otro lado, yo no
podía dejar de llorar en silencio.
Creo que es mejor que dejemos de vernos, al menos temporalmente - Digo al fin... - Es demasiado tiempo y tengo demasiadas cosas en las que centrarme.
¿Estas segura? - Le preguntó León tras un breve silencio.
Si... - Que gran mentira, claro que no estaba segura, le amaba tan ciegamente que eso tenía que notarse de algún modo.
No seré yo el que te pida lo contrario, la decisión es tuya...pero... ¿No quieres luchar por
esto?
- La pregunta dio en el clavo, teniendo que decir una segunda mentira, me sentía
la peor persona del mundo.
Lo siento... - Y la conversación se cortó.

Al día siguiente, Sandra vino a mi casa, para estudiar juntas.

Podríamos llamar a León y a Raúl - Dijo ella mientras resolvía una ecuación. - Ellos la
verdad es que de historia y geografía entienden bastante.


No...No puedo. - Dije mientras derramaba una lágrima sobre la libreta... - Sandra...

Le conté todo lo que pasó con mis padres y con León.

No tendrías que haberle asustado así. ¿Y si piensa que ya no le quieres? - Me dijo
mirándome... - ¿No has pensado en eso?

No sabía que hacer, no podía decirle que no podía ir por estar con el, prefiero no verle
en 2 semanas y después verlo en todo el verano...
- Soy...tan egoísta, ¿por que no le
habré dicho la verdad? - Verdaderamente...le quiero.

Julia...me gustaría entrar en tu cabeza para ver el cacao que tienes ahí...si te tranquiliza,
hablaré con el...aunque no se como reaccionará...
- Me dijo cogiéndome de las manos. -
Haré todo lo que pueda lo prometo.

Los exámenes terminaron el día de las calificaciones llegó. El sobre estaba más abultado
de lo normal, no sabía si eso podía ser bueno o malo. Al abrir el sobre...veía demasiados
números aunque mis ojos se clavaron en el apartado:

"Media: 9.35"

<<Al fin...podré irme contigo León.>>

Empecé a llorar de la emoción...

"El profesorado le da la enhorabuena por sus calificaciones".
Los demás papeles ponían observaciones de las asignaturas...todos lo mismo, me dirigí a la salida, un brazo que pasó por mi hombro hizo que volviera a la realidad.

Tendremos que ir a comprarnos un buen bikini ¿no? - Me preguntaba Sandra...

Sin duda...pero antes quiero llamar a... - No pude terminar la frase.[

¿León? - Dijo el mismo delante de mí...ni le había visto, iba con unos vaqueros negros
algo rotos y con una camiseta azul que hacía un bonito contraste con sus ojos verdes. -

No me gusta que me den esos sustos señorita.- Dijo mientras me dio un toque en la
nariz.

Salté a su cuello como si la vida me fuera en ello, la sensación de no tenerle cerca en 2
semanas era más dura de lo que podía pensar...pero es posible que ahora tengamos la
eternidad.

Te quiero - Dije al fin...derramando lágrimas como si de una fuente se tratara...
Realmente...mereces la pena - Dijo el besándome...

El viaje surgió sin sobresaltos, excepto porque descubrí que León se marea en los viajes
largos, el pobre tenía una cara de muerto a las 2 horas de autobús...le faltaban 3 más.

<<Pobrecillo, veamos si se duerme y se olvida un poco de la carretera>>

Tío, no sabía que te pusieras tan enfermo. - Dijo Raúl que estaba al lado nuestra en el
autobús, acompañado de Sandra claro. - Si lo llego a saber te habría traído pastillas para
el mareo.


Déjalo, ya se me pasará. - Esperó con todas sus ganas.

Espero que sea verdad. - Dijo Sandra, y ambas reímos.

Saqué un libro de fotografía, Ángel Caído por supuesto, realizó una serie de fotografías
de la costa malagueña y me gustaba verlas de vez en cuando.

¿Has traído un libro de Ángel? - Preguntó León, aún mirando al frente, para no perder
de vista la carretera.

Si, hay imágenes muy buenas de Málaga, no imaginaba que los paisajes con playas le
gustaran tanto.
- Confesé.

Sus imágenes, al menos la mayoría eran de personas en situaciones cotidianas, una
mujer cocinando, una manifestación, un hombre y una mujer dirigiéndose a un cine o
dando un paseo. Podía plasmar el alma o los sentimientos con su cámara. Pero en este
libro había parajes de Málaga, un mirador, la playa, el puerto, algunas calles; eran
increíbles. El libro lo compré antes de salir, no lo tenia...

Al final del mismo pude ver un retrato de Ángel Caído, obviamente, este nombre era
artístico, Eric Coldfear, era un chico verdaderamente guapo. (1988-2007)

Murió verdaderamente joven - Dije mirando su rostro.

Estaba a punto de casarse... - Oí que decía León.

¿Como lo sabes? - La curiosidad era notoria, no esperaba que León supiera más de
Ángel, pero, no se...es una caja de sorpresas.

Fui invitado a su boda, aunque tuvo ese accidente en Málaga y murió. - Dijo sin
mirarme...seguramente estaría mareado, todavía faltaba para llegar.

¿De que lo conocías? - Le pregunté...la verdad es que quería saberlo.

Ya te lo contaré cuando estemos en tierra firme. - Se cambió de asiento para poder ver
mejor la carretera, estaba verde. Pobrecillo.

Raúl se dirigió con el.

Creo que le llevaré una botella de agua, a ver si se nos muere de deshidratación por el
camino.
- Dijo bromeando...al menos esperaba que fuera así.

Sandra y yo estuvimos hablando, los chicos estaban tranquilos más adelante, Raúl se
quedó con León el resto del trayecto y le hizo compañía.
Al fin llegamos, la cara de León era un verdadero poema, estaba contento, al menos
estaba en tierra firme.

Y el piso en el cual nos quedábamos...era simplemente perfecto. 2 cuartos de baño, 3
habitaciones y una gran cocina y un salón. Había incluso un piano de pared. Estaba
increíble.

A la playa se ha dicho. - Sandra y yo nos cambiamos y nos dirigimos a la playa, los
chicos bajaron después.

Quedamos frente a una gran chimenea que tenía una pintada, Mónica, la reconocí al
instante, era altísima y las letras eran gigantescas. Era incluso mejor que en las
fotografías de Ángel.

¿Sabéis la historia? - Preguntó León al llegar junto con Raúl.

¿Que historia? - Preguntó Sandra - ¿Te refieres a la chimenea?

Si, Mónica era una chica que estaba saliendo con otro chico, tuvieron una discusión.
Pero el chico la amaba más que cualquier otra cosa.
- Se dirigió hacia mi y me cogió de
la cintura. - Era aficionado al rappel, así que un día cogió pintura y puso en la chimenea
el nombre de su amada, y precisamente hay 110 metros de altura. No es muy baja que
digamos.


Era cierto, alzamos la vista para deleitarnos con esa muestra de amor...

El día transcurrió tranquilo, comimos en la calle, tranquilamente, y después volvimos a
la playa. Estuvimos hasta las 8 de la tarde hablando, tranquilos...eran las vacaciones
perfectas, estaba con verdaderos amigos y...con la persona que quería.

¿Compramos algo de beber para esta noche? No se, cava o lo que sea, hay que celebrar
estas primeras vacaciones juntos
. - Decía Raúl levantándose y cogiendo su cartera de
una pequeña maleta que habíamos traído. - ¿Alguien se viene?

Yo misma te acompaño, necesito andar un poco, llevo todo el día aquí tumbada. - Y era verdad, quería estirar las piernas. - Id al piso y nos vemos en breve, llevaremos también
algo de cenar.


Coge mi cartera Julia por si os hace falta. - Dijo León dándole la cartera, acompañada
de un pequeño beso.

Llegamos a un supermercado y compramos algo de pasta y verduras, y un cava más o
menos decente, yo no entendía de eso, pero Raúl decía que estaba bueno, la cocina del
piso tenía sartenes y utensilios para poder cocinar tranquilamente.

A la hora de pagar, tuve que coger un par de euros de la cartera de León, para que las
cuentas cuadraran...y vi por primera vez su carnet de identidad, era guapísimo, tanto en
foto como en persona...aunque...el apellido, no era la primera vez que lo veía.

Esa noche brindamos por otras vacaciones juntos.

“Que se repita” – Gritamos todos al unísono…aunque en mi cabeza...

<<Por favor…que se repita. >>

Al día siguiente decidimos dar una vuelta por Málaga, vimos un montón de calles y
parques que salían en las imágenes de Ángel, León nos guiaba todo el tiempo.

No tenía ni idea de que conocieras esto tan bien. - Dijo Sandra a León en una ocasión,
en la calle Larios, una calle muy reconocida de Málaga.

No tan bien... - Dijo el.

Me extrañé...pero solo me importaba estar con el en estos momentos, aunque tenía
muchas cosas que preguntarle.

Esa noche todos estábamos cansados, Sandra se fue a dormir con Raúl, yo me fui a mi
habitación y León a otra...por alguna razón, no quería estar en mi cuarto mucho tiempo.
Si estábamos charlando no había problemas, pero en ciertos momentos de pasión este se
tranquilizaba y...bueno...no llegábamos a más. Yo también lo prefería así, realmente
parece que puede leerme la mente.

Julia, despierta. - Una voz me agitaba el hombro suavemente...con la delicadeza de una
bailarina.

León...son las 2 de la mañana. - Dije mirando el móvil que estaba junto a mi mesita de
noche.

Vístete, quiero mostrarte algo. - Me decía dándome un beso en la mejilla. - Te espero en el salón.

Me vestí algo cansada, pero accedí al fin. No se que pensaba hacer.
Fui al salón y allí estaba, vestido, muy guapo y con un pañuelo en la mano.

¿Que pasa? - Dije mirándole.

Además de estar guapísima. - No iba tan guapa, unos vaqueros y una camiseta...no era tanto, Málaga era calurosa... - Necesito que te pongas esto en los ojos.

Me mostró el pañuelo...aunque sinceramente...no se como accedí a eso.
Me puso además unos auriculares con música para que no escuchara nada, estaba ciega,
el era mis ojos y mis oídos, no formulé palabra durante el trayecto. Tuvimos que
subirnos en un coche...seguramente era un taxi, el no se separaba de mi.
El coche paró al fin. Me ayudó a bajarme. Caminamos un poco...subiendo un par de
escalones. Me quitó los auriculares.

Espero que te agrade. - Dijo mientras me quitaba el pañuelo de los ojos...
Tuve que acostumbrarme a la ligera luz pero...era tan maravilloso que no tardé nada. La
misma imagen que en el libro de Ángel, "Mirador Gibralfaro".

Era igual de espectacular...desconcertante, las luces formaban extrañas sensaciones en el
estomago, y el aire cálido las reforzaba...me apoyé en la baranda que había en el
mirador...era precioso...

León...tu... - Dije mirándole...no tenía palabras. - Gracias, esto es genial.

No hay de que...quería que te llevases un recuerdo, no de mí, sino de mi hermano. - Dijo al fin...mirando el panorama.

Lo entiendo... - Recordé en ese momento su carnet...León Coldfear...el hermano de Eric Coldfear.

Miré hacia sus manos y había una rosa.

¿Lo sabias? - Me preguntó asombrado - ¿Cuando?[i]

[i]Tu cartera...tenía tu carnet.
- Le expliqué.

Entiendo...por eso...sabía tanto de el. Su boda iba a ser a los 2 días de su muerte. Calló
por esas piedras.
-Me señaló una zona a la izquiera mucho más abajo. Donde había una
zona de playa y varias rocas. - Tomaba fotografías desde allí y...resbaló...el golpe fue
tan fuerte que...no pudo moverse, se desmayó y...murió. Decía…que esta fue su mejor
foto, que este mirador fue lo que verdaderamente le gustó de Málaga.


¿Porque no me dijiste nada? - Le pregunté extrañada...cogiéndole de las manos.

No lo vi necesario...aunque...si tengo que decirte que desde que el murió, no he
conocido a nadie más especial...que tu. Desde el autobús, donde vi que llevabas uno de
los libros que mi hermano publicó...sentí que verdaderamente te metías en las imágenes
y las estudiabas, era algo verdaderamente fascinante.
- Me explicaba...

Por eso las fotografías...por eso te gustan tanto... - Comprendí...al fin...podía entenderle un poco mejor...
Por eso...me gustas tanto. - Dijo terminando.

Nos besamos a la luz de las luces de la ciudad...no olvidaré este momento.

<<No se lo que pasará...ni si mis padres aprobarán esto pero...ahora voy a buscar el ser
feliz, a tu lado...León. >>
avatar
Alexandre Archer
Duque
Duque

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 13/01/2011
Edad : 26
Localización : Málaga

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.